En una entrevista con Diario Financiero sobre la decisión de Hacienda indica Correa, quien ha participado en el diseño del proyecto, resalta que la nueva SVS “puede iniciar un proceso contra personas porque las infracciones a la Ley de Mercado de Valores son contra personas”. Se muestra conciliador con las críticas “con justa razón” de que el superintendente realizara las investigaciones, las lleve a cabo y las resuelva. Indica que ahora todo este poder se otorga a cinco personas, “uno que será el jefe de servicio con poder de veto, que será el presidente del consejo, pero que comparte atribuciones entre otros miembros que supuestamente representarán el equilibrio político del Senado, manteniendo además la diferencia con el ciclo presidencial. Con eso, se evita una discusión como la que hubo a raíz de las acciones emprendida por Guillermo Larraín en el caso LAN durante la campaña presidencial”, explica.

Junto a este elemento de ‘separación de los poderes’ quiso destacar también que se “se obliga a la Comisión a hacer una rendición de cuenta anual, tal como el Central que debe concurrir al Congreso a rendir cuentas, y está bien que así sea porque si tiene ese nivel de autonomía debe dar explicaciones a alguien”. Como segundo elemento reseña que la SVS pone las normas en consulta, “pero no porque está obligada legalmente sino porque ha entendido que debe hacerlo para cumplir con ciertos compromisos que ha firmado con IOSCO. Junto con ello, hay poca evaluación del impacto que las modificaciones normativas pueden generar sobre el mercado de capitales. Y eso es rendición de cuentas al final del día”.