Del total de empleados que se sitúan al otro lado de la balanza, el 12,3% lo han contratado a través de su empresa y el 35,9% de forma particular. Por tipo de productos, entre los empleados que contratan a través de las empresas, el 79% tiene un plan de Empleo, el 15,3% un Plan de Previsión Social Empresarial y el 12,6% un seguro colectivo de jubilación. Entre los españoles que contratan de manera particular, el plan de pensiones es el producto "estrella" (lo contrata un 63,5%), seguido por los productos de seguros (SIALP, PIAS, PPA, rentas vitalicias y seguros de ahorro/inversión), que adquiere un 39,4%.

En esta lista, y aunque no se consideran como ahorro finalista a la jubilación, aparecen también las cuentas de ahorro/depósito (32,7%) y los fondos de inversión y acciones (26,8%). Por otra parte, el 41% de los encuestados confirmó no tener contratado ningún seguro de Vida para cubrir las necesidades económicas que surgen en caso de fallecimiento o invalidez, cifra inferior a los que no tienen planes de ahorro, pero que refleja la descobertura que existe para estos casos.

Mayor concienciación por complementar la jubilación

En la encuesta también se refleja que el 64,5% de los encuestados considera que, para mantener su nivel de ingresos tras la jubilación, será necesario complementar la pensión de jubilación con un seguro de ahorro privado y el 89,5% reconoce que sus ingresos se verán afectados si se limitan exclusivamente a la prestación pública. A pesar de que existe concienciación, sigue habiendo frenos a la contratación de estos productos: el 35% apunta a una falta de planificación; el 27,3% a la carencia de recursos económicos y el 16% a la lejanía temporal.

Valoración positiva

El estudio destaca que, aunque no estén muy instaurados, hay una buena imagen de los sistemas de previsión social empresarial entre los empleados. Así, cuando se pregunta por ellos directamente, el 72% les otorga una valoración positiva y para el 70,4% son un factor a considerar a la hora de elegir trabajo.

Entre los empleados que ya tienen un plan de ahorro a través de su empresa, los que disfrutan de un seguro de ahorro colectivo son los que se declaran más satisfechos (69,3%), seguidos de los que tienen un Plan de Previsión Social Empresarial (55,6%) y de los que participan de un Plan de Pensiones de Empleo (48,5%).

Sin embargo, los resultados del estudio demuestran que los beneficios de estos planes de ahorro son muy poco conocidos por los empleados por no saber cuáles son las ventajas (87,5%). Entre los que sí los conocen, destacan los beneficios fiscales, el hecho de que las aportaciones las puede hacer la propia empresa y también que es un buen complemento para la jubilación pública.

El papel de las empresas, mal visto

A pesar de este desconocimiento y falta de información sobre los sistemas de previsión social, existe una notable predisposición de los empleados españoles a su contratación de acara al futuro: el 65% demanda tanto de sus empresas como del Estado una mayor información de la situación financiera a la jubilación. Siguiendo con la falta de información, el 65% de los encuestados demanda tanto de sus empresas como del Estado una mayor información de la situación financiera a la jubilación, mientras que el 42,1% estaría altamente dispuesto a contratar un sistema de ahorro si su empresa se lo propusiese.

El 75% considera bajo o muy bajo el compromiso de las empresas con los Planes de Ahorro y tampoco son muy optimistas ya que el 67,3% opina que la implicación de su empresa no cambiará a futuro o que incluso irá a peor (19%). Y todo ello a pesar de que más de la mitad de los trabajadores cree que es responsabilidad de la empresa el contribuir a la previsión a la jubilación de sus trabajadores.