Analizando la tasa de penetración de este seguro por Comunidades Autónomas, los hogares donde hay menos tendencia a proteger la vivienda mediante un seguro son los de Canarias, Galicia y Baleares, donde apenas superan el 64%, al contrario que en País Vasco, la región con mayor tasa de hogares asegurados, por encima del 89%, seguido por Navarra y Madrid. Este alto grado de penetración del seguro de Hogar se debe, en gran medida, a la alta percepción del riesgo existente. De hecho, según el estudio, hasta un 77% de los ciudadanos percibe que existen riesgos si no tiene asegurada su vivienda y el 85% conoce las ventajas que supone suscribir este tipo de seguro. Curiosamente, sólo un 26,7% de los encuestados afirma que la razón principal por la que tienen asegurada su vivienda es porque el banco les obligaba a contratarlo con la hipoteca.

Para Fernando Summers, CEO de Rastreator.com, “ganar en tranquilidad es el principal incentivo para asegurar la vivienda. Sin embargo, a la hora de tomar esta decisión es fundamental informarse bien de los límites de cobertura de la póliza y valorar todas las posibilidades que ofrecer el mercado. Precisamente, si comparamos con la edición pasada, la proporción de españoles que ha cambiado de compañía de seguro de Hogar ha subido tres puntos porcentuales hasta situarse en el 52,8%, lo que indica que cada vez los asegurados son más críticos e inconformistas a este respecto y comparan buscando la oferta que mejor se adecue a sus necesidades”.

Según se desprende del trabajo, las averías, daños y reparaciones son los siniestros por los que más han tenido que reclamar los asegurados a sus compañías en 2015, como afirma un 58%. A continuación se sitúan las reclamaciones por agentes medioambientales o fenómenos atmosféricos (20,4%) y en tercer lugar las reclamaciones por robos o vandalismo (16%).