Para el jefe de la práctica de Riesgo de MARSH en Estados Unidos, Dean Klisura, mientras el huracán Sandy ha causado pérdidas significativas en algunas aseguradoras, no se espera que sea un “evento cambiante en el mercado”. Es por este motivo, agrega, que “los aseguradores están bien capitalizados y es poco probable que en la mayoría de ellos se reduzca su capacidad en 2013”.

Tal y como señala Klisura, algunas aseguradoras están aumentando la presión por subir las tarifas, haciendo hincapié en que Estados Unidos descendió el número de empresas que lograron reducciones en sus renovaciones en el cuarto trimestre, una tendencia que “se agudizará en 2013 en las renovaciones de los seguros de Daños”. “Es probable que los mantenimientos de precios y las reducciones de tasas queden solo reservadas para aquellas empresas con un historial de pérdidas favorable y una baja exposición a catástrofes”, apunta.

“UNA SUBIDA LIGERA Y PROGRESIVA”

Entre otras conclusiones que el informe pone de manifiesto, destaca que el mercado asegurador global ofrecía en el cuarto trimestre de 2012 una tasa media ponderada de las principales líneas de negocio de 101,2 puntos; esto supone “una subida ligera y progresiva, que confirma la tendencia de un histórico in crescendo (100 puntos en el segundo trimestre de 2012 y 100,9 puntos en el tercero)”.

El estudio de MARSH también revela un cambio en los precios medios de las renovaciones, que han registrado un aumento del 1,2% en el cuarto trimestre, en comparación con el incremento de 1,4% que se alcanzó en el tercer trimestre. Asimismo, los precios de los seguros de líneas financieras y profesionales continuaron aumentando, con un incremento medio interanual en las renovaciones del 2,2%.

Este índice apunta que las instituciones financieras en Europa, Australia y Estados Unidos han visto aumentos de tarifas en sus programas de seguros de Responsabilidad Civil durante el cuarto trimestre. Según el estudio, esto refleja la "preocupación de las aseguradoras" sobre la situación económica mundial y la creciente supervisión reglamentaria.