El principal objetivo, recuerda, “es la protección del patrimonio individual de los administradores por los perjuicios económicos causados a terceros, como consecuencia de las decisiones tomadas en el contexto de su labor de gestión y dirección”.

Este seguro, destaca, “cubre principalmente los gastos de defensa derivados de una reclamación, la constitución de fianzas impuestas para atender la responsabilidad civil y las indemnizaciones”.

Entre los cambios, se ha incluido el diseño de un nuevo cuestionario precotizado especialmente orientado al segmento de la pequeña y mediana empresa. Según la entidad, de esta forma las pymes podrán contratar así este tipo de seguros fácilmente, “con primas competitivas y un amplio cuadro de coberturas con nuevos límites”.

De este modo, continúa, “todos nuestros clientes podrán dedicarse con tranquilidad a lo que de verdad saben hacer, que no es otra cosa que dirigir y gestionar sus empresas, en lugar de estar preocupados por las responsabilidades en las que puedan incurrir en el desarrollo de sus funciones”.