En entrevista para ABC, Mariano Rabadán, presidente de Inverco, defiende la convivencia entre el sistema de pensiones público, basado en el reparto, y el privado, de capitalización, así como la complementación de la pensión pública con instrumentos de ahorro privados, algo que en su parecer es necesario y debería ser percibido por la sociedad como algo natural, sin crear alarma, ya que "las pensiones públicas y privadas deben convivir sin enfrentamientos".

Sobre los planes de pensiones de Empleo, Rabadán considera que habría que fomentar una mayor promoción, ya que "en España hay un déficit muy importante de estos productos promovidos por las empresas". Sobre las reformas necesarias para el sistema privado de pensiones, el presidente de Inverco señala que "sería muy importante mejorar la fiscalidad de salida de estos instrumentos" ya que "no es muy razonable que al reembolsar el plan se tribute sobre el 100% al tipo marginal. Lo lógico sería que parte de los rendimientos tributaran al 18% que es el tipo que se aplica a la tributación del ahorro", puntualiza.

Para el sistema público de pensiones, Rabadán considera necesario apoyar un sistema público de reparto, el cual "requiere reordenar sus parámetros de acuerdo a la evolución económica y demográfica". En este aspecto, el presidente de Inverco cree necesario una revisión del Pacto de Toledo cada cinco años para que "de verdad se lleven a cabo los ajustes. Por ejemplo, nos parece bien que aumente la proporcionalidad entre los años cotizados y la pensión final que se cobrará. Ahora, quienes cotizan durante los últimos quince años, cobran el 50% de la pensión y sólo si se cotizan 35 años o más se cobra el 100%", explica. Así, Rabadán finaliza la entrevista reflexionando que "lo más razonable sería que la persona que trabaja más años reciba una pensión mayor. También parecería lógico alargar el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión".