Tal y como revela la misma fuente, desde las compañías han asegurado que la colaboración público privada es positiva, pero el seguro de MUFACE no cubre "sus exigencias de rentabilidad y no se puede garantizar un buen servicio a los asegurados".

Cabe recordar que MAPFRE, SANITAS y CASER participaron en este seguro, pero lo abandonaron entre 2009 y 2014 por considerar que no era rentable. Estas tres aseguradoras sí dan cobertura a la Mutualidad General Judicial (MUGEJU). La negativa de estas entidades frustra el intento de MUFACE para ampliar el elenco de las aseguradoras participantes en el aseguramiento sanitario de los funcionarios, formado por ADESLAS, DKV y ASISA, que sí han presentado ofertas.

COMPARTIR