Como resultado de esta alianza, ambos grupos tendrán una participación del 50% en dicha 'joint venture', que integrará sus negocios actuales en Argentina, Chile, Colombia, España y México. Se espera que la entidad resultante proporcione un volumen de ingresos consolidados de aproximadamente 135 millones de euros.

Bruselas ha constatado que la creación de la empresa conjunta no plantea problemas de competencia ya que afecta a menos del 15% de la actividad en el sector de seguro de Crédito en España.

Además, al estar ambas compañías presentes en varios mercados de seguros en el conjunto de Europa, el Ejecutivo comunitario ha realizado un análisis sobre posibles repercusiones en otros mercados, concluyendo que resulta poco probable una coordinación entre las dos compañías que restrinja la competencia porque su cooperación se limita al campo de actividad de la empresa conjunta, que solo representa una pequeña parte en la cartera de las sociedades matrices.