MAPFRE y BBVA confirmaron ayer, en una nota de prensa, el acuerdo para reforzar su alianza de distribución de seguros en América Latina. El nuevo acuerdo fortalece la cooperación local que, desde 2002, tienen las compañías de ambos grupos en la región, abarcando “un mayor número de productos con diseños específicos adaptados a las necesidades de BBVA en la región”, añaden. El acuerdo, no exclusivo, establece una relación de largo plazo que permitirá “un crecimiento sostenido y rentable en el tiempo, apoyado en la alta capacidad de distribución de las redes bancarias de BBVA, que cuenta con más de 3.600 puntos de venta en el continente americano, y en productos atractivos, competitivos y diseñados para este canal específico”.

Tal y como se recogía en la información de ayer, se trata de un acuerdo global, aunque se aplicará de forma diferente en cada país, atendiendo a la normativa y a las peculiaridades locales, así como a las necesidades concretas de las entidades de cada grupo.