La primera certificación respalda la idoneidad profesional para ejercer tareas de consejo, gestión y asesoría financiera a particulares en banca personal o privada; el segundo avala la idoneidad profesional para ejercer tareas de planificación financiera personal integral de alto nivel de complejidad y volumen, en banca privada, family offices y, en general, en servicios de consultoría para patrimonios elevados.

El acuerdo, firmado por José Manuel Corral, director general adjunto de Negocio de MAPFRE ESPAÑA, y por Carlos Tusquets, presidente de EFPA España, tiene el objetivo de potenciar que los empleados de la entidad obtengan las certificaciones EFA y EFP, de las más prestigiosas del mundo financiero europeo para el asesoramiento a clientes y gestión de patrimonios.

Corral señaló que “con la firma de este acuerdo, MAPFRE confirma su apuesta por la excelencia en el asesoramiento financiero y por la necesidad de cumplir con un código ético que garantice la protección de los clientes. Además, nos adelantamos así a la nueva regulación europea MiFID II, que obligará a los asesores a contar con una certificación oficial”. Tusquets destacó, por su parte, el “compromiso de MAPFRE con la formación continua de sus empleados y su voluntad de proteger a los clientes” y agradeció a la entidad “que haya elegido a EFPA como la mejor asociación para certificar la excelente formación de su red de asesores”.

Noticias relacionadas

Bruselas retrasa un año la entrada en vigor de la MIFID II