El grupo acuerda un dividendo con cargo a los resultados de 2012 de 11 céntimos de euro por acción, lo que equivale a un ‘pay-out’ del 50,9%, el más elevado de su historia, y una rentabilidad del 5,6%. Los accionistas, que ya recibieron a cuenta 0,04 euros en diciembre del año pasado, percibirán otros 0,07 euros por acción en concepto de dividendo complementario.

La Junta ha aprobado también los nombramientos de Adriana Casademont como consejera independiente y de Rafael Casas Gutiérrez, como consejero ejecutivo. Además, a partir del 8 de mayo, Francisco Vallejo sustituirá como Vicepresidente Segundo a Francisco Ruiz Risueño, que cesará en el cargo al cumplir los 70 años, como establece el Código de Buen Gobierno de MAPFRE.

CRECE EN ESPAÑA MÁS QUE EL MERCADO

En su discurso a los accionistas, el presidente de la aseguradora, Antonio Huertas, avanzó que las expectativas del grupo son “muy positivas” y que en 2013 los ingresos superarán los 26.000 millones de euros, al tiempo que abogó por ampliar la presencia en otros mercados, crecer más en aquellos en los que el grupo ya está presente y mejorar la eficiencia.

Por áreas de negocio, señaló que MAPFRE debe volver a crecer en España más que el mercado, pese a que 2013 será un año de incertidumbre. Remarcó que Latinoamérica tendrá un papel importante en el crecimiento y avanzó que se prestará una atención especial al mercado de Estados Unidos, donde se ampliará a más estados la presencia. Asimismo, señaló que la “importante diversificación internacional que han alcanzado los negocios globales permitirá” a esta área seguir creciendo de manera sostenida.

Huertas repasó las principales operaciones corporativas del grupo y destacó la fortaleza del balance (56.983 millones de euros), con un crecimiento de los fondos propios de 750 millones de euros y un ratio de solvencia del 261%. También se refirió al proceso de reflexión interna realizado para redefinir los objetivos cualitativos del grupo, determinar los valores más relevantes sobre los que sustentar su actuación en el negocio y adaptar su cultura empresarial a la nueva realidad económica y social así como a su propia evolución interna.

TECNOLOGÍA AVANZADA COMO MOTOR DE DESARROLLO

Como resultado de este proceso, se ha rediseñado su posicionamiento estratégico, con el objetivo de convertirse “en la aseguradora global de confianza para continuar superando las expectativas de sus clientes, empleados, accionistas, colaboradores y de la sociedad en general”.

De acuerdo con este nuevo posicionamiento, Antonio Huertas avanzó las principales líneas estratégicas de MAPFRE para los próximos años, entre las que destacan la creación de una plataforma internacional de innovación, que permita aprovechar y trasladar las experiencias del grupo a los diferentes mercados; la utilización de la tecnología más avanzada, que, junto con la actividad comercial, debe ser uno de los motores del desarrollo de la empresa; y la mejora continua de la eficiencia, lo que permitirá ser cada vez más competitivo.

Además, con el fin de sentar las bases para una mejora permanente de los resultados del grupo se incorporarán nuevos parámetros de evaluación y seguimiento de los negocios y se potenciará aún más la formación para contar con equipos profesionales con clara vocación multinacional, para convertirse en una aseguradora global.