Este nivel de certificación solamente lo poseen seis edificios de oficinas en toda España. La aseguradora destaca que el edificio se ha puntuado consistentemente muy por encima de la media en todas las categorías entre los edificios de su clase.

LEED es un sistema de certificación voluntario que puntúa aspectos como el emplazamiento sostenible, el uso eficiente del agua, el ahorro energético, un uso eficiente de los materiales y recursos naturales y la calidad del ambiente interior del edificio. La gestión LEED ha corrido a cargo por la consultora de ingeniería internacional Cundall. "Es precisamente por el compromiso temprano de MAPFRE con esta certificación que el nivel de certificación Platino ha sido conseguido sin añadir sobrecostes ni retrasos al proyecto", se detalla desde la entidad.

Algunas características del edificio son que se encuentra ubicado en el centro de Madrid, lo que hace que se reduzca el impacto medioambiental asociado al transporte; que reduce el impacto hídrico asociado a su uso, mediante unos aparatos sanitarios de alta gama y muy bajo consumo que reduce en más de un 40% el consumo de agua; el ahorro energético por encima del 30% gracias a su diseño, como la mejora de la envolvente mediante un aumento de su aislamiento, una reducción de su infiltración y una mejora del comportamiento solar; o la renovación de la iluminación, logrando un ahorro del 50% en este concepto, así como elevados ahorros asociados a los ventiladores.

El ahorro energético estimado está en el orden de los 428.429kWH comparable a la producción fotovoltaica de una instalación de 2.300m2., evitando con ello emitir CO2 a la atmósfera equivalente a 3.500 árboles o, lo que es igual, a una arboleda superior a 10 campos de fútbol. En la rehabilitacfión del edificio se reaprovechó el 95% de los elementos estructurales y de fachada existentes, llevando a un importante ahorro ambiental. También han sido reciclados más del 75% de los residuos de obra en la construcción.