El diario ‘El Economista’, ha realizado una entrevista al presidente de MAPFRE MÉXICO en la que el ejecutivo esclarece cuál es el plan de desarrollo y expansión que harán en el mercado, así como la situación actual de la industria aseguradora en México.

Sobre cómo ve MAPFRE el plan de desarrollo del mercado, José Ramón Tomás ha subrayado que “los libros blancos siempre son declaración de intenciones, creo que hemos sido bastante cautos, porque en alguna otra ocasión, cuando hicimos nuestro primer plan, era más una declaración de buenas intenciones de dónde nos gustaría situar al sector mexicano. México tiene mucho potencial y todavía no ha dado esos pasos, mientras otros países sí, por ejemplo Chile, Brasil y Argentina”. Sobre este aspecto también se refirió ayer el director general de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), Recaredo Arias, que considera que el gran reto de las compañías aseguradoras es lograr una penetración en el mercado superior a la de otros países de Latinoamérica. Por ello, confirma que han trazado “un plan de desarrollo del sector asegurador, en donde se han trabajado proyectos específicos y estimamos que con la implementación de ese plan podríamos pasar del 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB) al 2,5% para 2016”.

Esta situación, según el presidente se debe a “razones de índole estructural, regulatoria, incluso de enfoque público, en esa mezcla se puede decir que hay una escasa bancarización, una cultura financiera baja. El sector asegurador no se ha visto favorecido, se habla de la obligatoriedad del seguro de responsabilidad civil y como no se fiscaliza su cumplimiento, nos lleva a un retraso, y a que sólo 26% del parque vehicular esté asegurado, frente a 70% o 100% de otros países”.

Así, explicó que “es una cuestión, efectivamente, de que la regulación sea la adecuada, incluso hablando de mediadores estamos bien. El promotor de seguros mexicano es un gran profesional, pero creo que ante un mercado que está en desarrollo deberían existir figuras de mediadores que se llaman agentes afectos, que son asesores que las compañías certifican ante el órgano regulador y no pueden vender pólizas para otras entidades salvo que saque su cédula de vendedor de seguros, eso daría un mayor impulso y oferta del sector”.

En cuanto al aspectos de regulación de enfoque público, matizó que “en el sentido, por ejemplo, de riesgos de catástrofes naturales que el país padece. En daños es muy difícil llegar a una cobertura si no tenemos una tasa de riesgo catastrófico más barata. Los riesgos que están en primera línea de playa, si queremos asegurarlos contra huracanes, tienen un costo bastante grande”.

“LLEGAR A LAS TASAS REALES, CON UNA OFERTA QUE SE AJUSTE A LAS NECESIDADES ECONÓMICAS”

Cuestionado sobre si las aseguradoras están atendiendo a todos los sectores de la población, José Ramón Tomás afirmó que “no es un problema de amplitud de coberturas, sino de poder llegar a todas las tasas reales con una oferta que se ajuste a sus necesidades económicas y de coberturas”.

“Ya existen los microseguros, somos de los países que ingresamos más tarde a estos productos, pero lo hemos hecho bien; el regulador incluso sacó una ley sobre cómo desarrollar la comercialización de estos seguros”, matiza el presidente de MAPFRE.

Por otro lado, en cuanto a qué se le pide a las autoridades, desde MAPFRE, Tomás ha manifestado que “pedimos sentarnos con ellos para concretar un plan de acciones con fechas. Quizá se avance con el cambio legislativo. Por cierto, está un tema interesante, que es exigir el seguro de responsabilidad civil para circular por carreteras federales, eso es un paso adelante.

“Creo que debe existir flexibilidad del sector asegurador y, ante la problemática de cada país, tiene que haber soluciones. Sin embargo, no sólo es que el asegurador sea más creativo, sino que efectivamente son las autoridades quienes tienen que dar pasos y priorizar en aquellos aspectos que afectan a la sociedad”, concluye el directivo.