El presidente de MAPFRE, José Manuel Martínez, adelantó ayer que la previsión del grupo para el cierre del presente ejercicio en cuanto a facturación se mantiene en el entorno de los 18.500 millones de euros, en función de la evolución mostrada en el primer trimestre del año. Sin embargo, en su intervención ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, advirtió que si los ingresos por primas se quedan finalmente en los 18.000 millones de euros “se daría por satisfecho”, informa Efe. El motivo para esa posible proyección a la baja es la situación de crisis y la previsión de que "las cosas van a ir a peor".

Por otra parte, indicó que su impresión es que Caja Castilla-La Mancha (CCM) no será liquidada porque, tras su intervención por el Banco de España, la entidad funciona con normalidad y recupera su solvencia. De hecho, considera que la filial de seguros con la que MAPFRE participa funciona “incluso mejor'”. Además, recordó que el Gobierno se comprometió a que la caja castellano-manchega esté respaldada económicamente.