El próximo 1 de julio, MAPFRE iniciará la venta de ‘eBike10’, su nuevo seguro para motocicletas de 125 cc y cilindrada superior, producto que vincula a la instalación en el vehículo de un dispositivo electrónico de seguridad con el objetivo de reducir los índices de siniestralidad y aumentar la seguridad de los motoristas. Éstos, independientemente de que ya sean o no clientes de MAPFRE, tendrán la opción de instalar el dispositivo para localizar la moto en caso de accidente o robo, identificar intentos de sabotaje, caídas en parado o pérdida de batería, mediante un aviso SMS, y también podrán acceder a sus rutas realizadas y conocer sus velocidades medias, kilómetros recorridos, etc.

El dispositivo –instalación y mantenimiento incluidos- tiene un coste de 150 euros el primer año, mientras que en los años sucesivos se reduce a 120 euros, pero siempre en función de los hábitos de conducción: los motoristas, si cumplen los requisitos, podrán recibirá tarjetas de combustible por valor equivalente al 25%, al 50% o el coste total de la renovación del dispositivo (si se renueva la póliza). En este caso, la aseguradora sigue la misma estrategia lanzada con el seguro de 'pago por uso' para jóvenes Y-Car.

El objetivo de MAPFRE es que, en el primer año en funcionamiento del seguro, instalen el dispositivo 10.000 asegurados.