Con este pago, tal y como adelanta hoy Expansión, el grupo zanja las deudas hasta el 31 de diciembre de 2012. El gobierno brasileño y las empresas del país discrepan en la interpretación de la norma a la hora de aplicar los tributos sobre la facturación de las entidades. Se trata de dos impuestos: Cofins –destinados a la financiación de la seguridad social– y PIS –programa de Integración Social–. El litigio está pendiente de la decisión del Tribunal Supremo brasileño.

EL GRUPO RESTA 135 MILLONES EN SU ALIANZA CON CATALUNYA BANC

En otro orden de cosas, el diario informa de que el grupo contabilizó un deterioro de 135 millones de euros en sus cuentas de 2013 por su participación en las aseguradoras que tiene con Catalunya Banc. La mayor parte, 97 millones, son por la compañía de seguros de Vida y 38 millones por la de Seguros Generales.