En esta línea, la entidad ha dado a conocer los resultados de un estudio realizado sobre su propia cartera de clientes de Automóviles del que se desprende que el 30% de las multas que se ponen durante los meses de julio, agosto y septiembre se debe al mal estacionamiento. Así, detalla que durante esta época del año aparcar en zonas de carga y descarga, con límite de horario, encima de las aceras o invadiendo los pasos de peatones son algunas de las causas que motivan estas infracciones.

Por otro lado, el estudio indica que en un 28% de los casos la velocidad es la segunda consecuencia de sanciones de tráfico y destaca que la no identificación del conductor supone un problema añadido que, en verano, es causante del 5,9% de las infracciones.

Otros motivos señalados en el estudio como causas para que los conductores sean multados son no detenerse frente a un semáforo cuando está en rojo o en ámbar o eludir las señales de tráfico, lo que se traduce en el 4,5% de las multas que se ponen durante los meses de julio, agosto y septiembre.