Esta cobertura garantiza la reparación de los daños causados a terceros que puedan ocasionarse al suelo, al agua, a la costa y a los espacios protegidos, y que es considerado daño medioambiental.

Según explica en su comunicado, "es importante gestionar bien los recursos como el agua, la energía y los residuos, así como el uso y almacenamiento de productos, entre otros. Se trata de actuaciones sencillas y de bajo coste que permiten mejorar la competitividad de las empresas y, a la vez, respetar el medio ambiente. Pero, incluso haciendo todo este tipo de procesos con sumo cuidado puede causarse un daño, que es importante reparar para dejar a las futuras generaciones un planeta por lo menos igual de saludable que el que nosotros hemos recibido".

Además, añade que por estos motivos, contar con coberturas que garanticen la reparación de los daños causados a terceros es importante para un empresario, sobre todo para los más pequeños, ya que el coste puede ser significativo y en algunos casos poner en cuestión la viabilidad de un negocio.