El Congreso de los Diputados convalidó ayer el Real Decreto-Ley de medidas urgentes en materia tributaria, financiera y concursal aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 27 de marzo. Entre las medidas contempladas en esta norma se encuentra la habilitación para que el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) participe como reasegurador en las operaciones de seguro de Crédito.

Según informa la agencia Efe, la validación de este Real Decreto-Ley contó con el apoyo de la mayoría de grupos parlamentarios, a excepción del PP (que se abstuvo por entender que debía ser tramitado como proyecto de ley), y de UPyD, que votó en contra.

Tal y como recogíamos la pasada semana (ver BDS de 17 de abril), la memoria económica de dicho Real Decreto-Ley incluía el cálculo del límite máximo de siniestralidad en el que puede incurrir el CCS. La peor de las hipótesis que baraja el Ministerio de Economía y Hacienda sobre el coste a asumir por el organismo público en estos riesgos sitúa la siniestralidad a su cargo en 205 millones de euros, lo que representaría una pérdida de unos 172 millones, en el supuesto de que las tres entidades aseguradoras principales agotasen la cobertura del Consorcio. Sin embargo, en la memoria económica se contempla la posibilidad de que el CCS pueda alcanzar una siniestralidad a su cargo de hasta un máximo de 225 millones de euros.

Hay que recordar que, tal y como se contempla en el citado Real Decreto-Ley, la cobertura del CCS sobre riesgos del seguro de Crédito “podrá extenderse a las operaciones aseguradoras en vigor a partir del día 1 de enero de 2009, contemplándose su vigencia en tanto subsistan las razones de interés público y la situación y circunstancias del mercado asegurador de Crédito que lo justifican”.