La prevención es la mejor arma para luchar contra el fraude, en tendencia ascendente en los seguros de Autos, Hogar y Salud, en parte debido a la actual situación económica. Ésta fue uno de las conclusiones de la jornada sobre ‘Fraude interno en el sector asegurador’, organizada ayer por Ernst & Young en su sede en Madrid. En la misma, Ricardo Lozano, director general de Seguros, lanzó un mensaje más tranquilizador ya que, según manifestó, aunque el número de reclamaciones recibidas por el órgano de control ha aumentado, no se ha percibido que, jurídicamente, se haya registrado un incremento del fraude; lo cierto, dijo, es que buena parte del incremento de reclamaciones está vinculado a los seguros de Vida.

La importancia del control interno y la necesidad de seguir realizando esfuerzos en este sentido fue el aspecto en el que más insistió Lozano en su intervención; de hecho, según apuntó, la falta de control interno se encuentra entre las causas que han generado la actual situación económica, ya que esa falta de control ha hecho que  no se valorasen adecuadamente los riesgos. “No denunciar determinadas prácticas puede poner en riesgo la continuidad de la compañía”, añadió. También destacó el apoyo que desde la DGSFP se presta a todas las actividades del sector dirigidas a prevenir y detectar el fraude externo y tuvo, en este sentido, una mención especial para  el concurso que desde hace años convoca ICEA, y cuyos premios se entregan el próximo día 22. Entre los elementos que, a su juicio, pueden contribuir a controlar el fraude citó la figura del Defensor del Asegurado y la formación adecuada de los intermediarios. En su alocución no faltó tampoco la referencia a Solvencia II, “como un paso claro en control interno”.

Sobre la finalidad del informe de control interno, que las aseguradoras han remitido  por primera vez a la DGSFP, Lozano recordó que su objetivo no es identificar el manual de control interno sino localizar las mejoras que, en ese sentido, tiene que afrontar la compañía durante el siguiente ejercicio. Asimismo, reconoció que es positivo asignar responsabilidades relacionadas con el control interno en el Consejo de Administración.

Concluyó pidiendo mayor colaboración de las compañías en dos procesos telemáticos: por un lado, sugirió evitar el papel en todo lo relacionado con consultas y reclamaciones, ya que haciéndolo telemáticamente se ahorra tiempo en la respuesta, lo que repercute positivamente de cara al asegurado; y, por otro, solicitó mayor colaboración  en la actualización de los registros de agentes exclusivos.

A lo largo de la jornada se aludió en varias ocasiones a la posibilidad de que el fraude se incremente debido a la situación económica que estamos viviendo y se aludió a Autos, Hogar y Salud como los más proclives, aunque sobre este último se dijo que “¿cómo se va a detectar en salud lo que es una actividad fraudulenta de lo que es un incremento normal?".   

En la jornada también intervinieron Manuel Martínez, socio responsable del sector asegurador; Javier Espel, director de Fraud Investigatión and Dispute Services (FIDS); Ricardo Noreña, socio responsable de FIDS; y Jesús Fernández, senior manager de FIDS.

COMPARTIR