De acuerdo con Francisco Majós, presidente de SWISS RE Colombia, todavía hay que mejorar. “Hemos avanzado mucho por el incremento de hipotecas, pero en las viviendas que no tienen ese crédito, consideramos que la penetración de los productos de seguro es todavía muy baja”. Afirma el directivo en un reportaje elaborado por el diario ‘La República’. Según las cifras reportadas por Fasecolda, para la póliza de bienes comunes contra incendios y terremotos, que es obligatoria, hay aproximadamente 17.424 copropiedades aseguradas, es decir, un 10% del total a nivel nacional, mientras que esa cifra llega a 19,2% en Bogotá. Lo mismo ocurre con las pólizas voluntarias del hogar, que llegan a un 5% de las viviendas del país. Solo los seguros hipotecarios muestran mejores cifras, ya que todos los bienes que cuenten con esa financiación están protegidos frente a terremotos.

Igualmente, Alexander Montoya, presidente de AIG COLOMBIA, cree que “en promedio se invierte en seguros 360.000 al año y sólo 5% de las viviendas cuentan con un seguro de hogar, lo que demuestra que todavía no hay suficiente conocimiento sobre la importancia de asegurarse ante eventos como terremotos”.

Al presentar estas cifras, Jorge Humberto Botero, presidente de FASECOLDA , seguró que “se puede ver como la mayor parte de los colombianos están muy poco protegidos ante estos episodios”. Esta situación tiene más relevancia al tener en cuenta que según el Banco Mundial, un 86% de los colombianos están expuesto a una amenaza sísmica alta y media, al tiempo que SWISS RE, ubica a Bogotá, junto con Lima y Santiago, como las tres ciudades en las que más personas se verían afectadas en caso de catástrofe.

Un buen ejemplo de pérdidas que se pueden generar se observa en el episodio del terremoto de Armenia. En ese evento, solo un 10% de los daños contaba con seguro y el pago de siniestros llegó a 420.000 millones. El Banco Mundial también expone que las pérdidas entre 1970 y 2010 son de 102,9 millones de dólares y se estima en 44.900 millones de dólares los costos por terremotos en los próximos 500 años. En ciudades, un terremoto en Bogotá supondría por 12.700 millones de dólares, en Medellín 7.500 millones o 6.400 millones en Cali.