En estos traspasos,  las Afores que más cuentas recibieron fueron AZTECA, con 132.264, mientras que XXI BANORTE obtuvo 123.607 y COPPEL. 95.168. En el otro extremo, las que menos cuentas recibieron fueron PENSIONISSSTE y METLIFE, con 1,115 y 14,941 cuentas, respectivamente.

POSIBLE CAMBIO LEGISLATIVO

Sobre estos movimientos, el diario señala que con la legislación actual el trabajador se puede cambiarse de una Afore a otra cada año, sin problema alguno; pero, si la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), que se discutirá en septiembre, se aprueba los traslados solo se podrán realizar cada tres años y con la condición de que la Afore a la que se cambiará otorgue mejor rendimiento.

“Para cambiarse de Afore se debe considerar el rendimiento neto (rendimiento menos comisiones) que ofrece cada administradora; así como servicios de información”, refiere la Consar.

La propuesta ha surgido al detectar que entre 2009 y el 2013 se registraron 1.7 millones de ahorradores que se traspasaron a una Afore con peores condiciones, en un periodo de entre uno y tres años. “La propuesta en la Ley del SAR obligará a efectuar el traspaso de manera informada y estimulará una mayor competencia basada en ofrecer mejores condiciones a los ahorradores”, indica la Consar.

Además, otro factor que se percibió es el crecimiento de promotores en el SAR que se dedican a convencer a los trabajadores de cambiarse de una Afore a otra, por lo que, también se buscará incentivar a los agentes promotores para que se enfoquen a la retención de los clientes.

La Consar añadió que el traspaso requiere mayor seguridad y menores costos para los ahorradores y el sistema en su conjunto. La ley propone introducir la figura de la autentificación biométrica o similares para limitar el poder de influencia de agentes promotores.

“Se garantizará mayor seguridad en la voluntad del trabajador y se reducirán los costos de transacción en todo el sistema”, concluye la institución.