En el informe se destaca que, durante la última década, Latinoamérica ha progresado tremendamente en el desarrollo económico. Los seguros tienen el potencial de contribuir a este desarrollo y de hacerlo más sostenible. El informe remarca que el sector asegurador puede ayudar a prevenir que las personas caigan en la pobreza si sufren una adversidad y, de esta forma, sustentar el crecimiento de la clase media. Al promover el comercio y las inversiones directas de capitales extranjeros, los seguros también contribuyen a sostener el crecimiento económico. Por último, el mercado asegurador puede fortalecer la capacidad de recuperación contra el impacto negativo de las catástrofes naturales, tanto de las economías emergentes como de los individuos, incluyendo las interrupciones en las cadenas de suministro.

Dada la importancia de estas cuestiones en Latinoamérica, los autores inciden en que es sorprendente que los seguros no sean muy usados ni aprovechados. Una de las razones es la falta de confianza en este mercado y el conocimiento más bien limitado de sus beneficios. Además, los seguros son por lo general inasequibles para un segmento importante de la población.  Asimismo, existen obstáculos para el desarrollo de un sector asegurador fuerte y competitivo relacionados con las políticas públicas y con las normativas, según matiza el estudio.

LATINOAMÉRICA EN EL PUNTO DE MIRA

Ante la agitación actual de la crisis de la deuda europea, el mundo torna su mirada a Latinoamérica como una fuente de estabilidad, lo que en sí mismo es signo de un cambio notable. Una expansión fuerte de la demanda doméstica encabezó el desarrollo positivo, y también ayudaron los precios altos de los recursos naturales y los alimentos (las exportaciones principales de la región). También realizaron un aporte fundamental a estas mejoras unas políticas domésticas más sostenibles y un sector financiero emergente, apunta el estudio.

Sin embargo, existen varios riesgos y desafíos en torno al crecimiento sostenible en Latinoamérica. Para mantener el rumbo del crecimiento actual, hay una necesidad de promover el comercio y las inversiones. El alto riesgo de catástrofes naturales exige que se tomen medidas preventivas y de protección contra sus posibles consecuencias financieras. De igual manera, es beneficioso si las aseguradoras pueden brindar una perspectiva y una cobertura de los riesgos de interrupciones en la cadena de suministro, que tienen un impacto negativo en el comercio y en los medios de subsistencia.

Dada la desigualdad de los ingresos, existe también una necesidad fundamental de proteger a la clase media emergente para que no vuelva a caer en los niveles de pobreza. Por último, los cambios demográficos previstos exigen soluciones adecuadas en materia de jubilación.

Los seguros pueden jugar un papel crucial en la resolución de estos problemas, subraya el estudio. El nivel de ingresos más alto y la mayor estabilidad económica y financiera de Latinoamérica, brindan una base importante para el desarrollo de un mercado asegurador sólido y útil.

PROMOCIÓN DEL COMERCIO Y DE LAS INVERSIONES

En general, continúa el informe, el porcentaje de comercio internacional en relación con el PIB de las economías emergentes es muy parecido al de los países desarrollados. Una excepción es Latinoamérica, en la que este porcentaje es bastante bajo. Al desarrollar aún más el comercio, se potencia el crecimiento más sostenido y se mejora el bienestar. Esto se aplica particularmente a Brasil, Colombia, Venezuela y Argentina.

Los exportadores enfrentan una serie de riesgos que son inherentes a su actividad. Entre ellos se encuentran el peligro a la pérdida física de cualquier producto y los riesgos durante el transporte. Para sortear de forma eficaz los riesgos que suponen las interrupciones en las cadenas de suministro complejas, se requiere un conocimiento profundo de los distintos factores de riesgo y de su interdependencia. Además de los efectos positivos en el comercio de los seguros, las aseguradoras pueden ayudar a los exportadores a desarrollar y mantener cadenas de suministro más fuertes.

Así, el estudio destaca que las posibilidades de los países latinoamericanos de mantener un crecimiento sostenible dependerán de su capacidad para incentivar las inversiones necesarias. Hay una necesidad de inversiones en materia de infraestructura, edificios y maquinaria. Sin embargo, los inversores, tanto locales como internacionales, afrontan una serie de riesgos que ponen en peligro sus inversiones. Al asumir algunos de estos riesgos, los seguros facilitan las inversiones y, en consecuencia, el crecimiento a largo plazo. También se hace hincapié en que las aseguradoras internacionales pueden jugar un papel vital para ayudar a las empresas con sede en los mercados emergentes a sortear los riesgos que suponen sus actividades en el extranjero.

PÉRDIDAS DERIVADAS DE LAS CATÁSTROFES

Muchos países latinoamericanos dependen demasiado de la asistencia a posteriori en vez de la preparación y mitigación previa, puntualiza el estudio. La mala preparación para los desastres y la mala calidad de la construcción son, por lo general, la causa de las altas tasas de mortalidad y lesiones por el derrumbe de edificios a causa de terremotos o tsunamis, explica el documento. Los seguros no solo pueden ayudar a recuperar las pérdidas económicas y a contribuir a una recuperación más rápida, sino que también pueden ayudar a fortalecer la resistencia a los desastres naturales al compartir su experiencia en materia de mitigación y gestión de riesgos.

Las catástrofes naturales fueron una de las causas más importantes de las interrupciones en las cadenas de suministro en 2011. Según un informe del Instituto de Continuidad de las Operaciones patrocinado por ZURICH, aproximadamente el 85% de las empresas sufrieron algún tipo de interrupción, casi el 10% más que en el 2010. Más del 50% de las empresas sufrieron más de una interrupción del abastecimiento. Históricamente, el 40% de las empresas que sufren interrupciones prolongadas del abastecimiento terminan cerrando sus puertas debido a los costos más altos, la disminución en las ventas y el daño a su reputación.

Al brindar cobertura de seguros y evaluación de riesgos al abastecimiento, los seguros pueden jugar un papel importante al asegurar un suministro constante de bienes y servicios esenciales en la economía. De hecho, el aumento moderado en la interrupción del abastecimiento en la región llevó a una cantidad de empresas a buscar seguros alternativos y a analizar los productos para cubrir los riesgos en las cadenas de suministro.

EL POTENCIAL DESAPROVECHADO DE LOS SEGUROS

El informe apunta a que los seguros pueden generar beneficios sustanciales para las personas que no tienen la posibilidad del autoseguro. Para las personas que lograron salir de la pobreza, los seguros brindan una garantía del patrimonio y ayudan a mantener su estatus social. Esto es una contribución crucial a un crecimiento económico sostenible.

También señala que la mayoría de los mercados emergentes, los planes de jubilación públicos no están diseñados para las necesidades de la clase media emergente, y no se encuentran generalizados los seguros generales de jubilación ni las pólizas de pensiones. El importante papel de las aseguradoras consiste en desarrollar nuevos productos personalizados para satisfacer estas necesidades.

Por último, el documento destaca que pese a la capacidad de los seguros de mitigar algunos de los obstáculos claves para un desarrollo sostenible de las economías emergentes, su potencial sigue siendo desaprovechado en gran medida. Esto queda demostrado especialmente en los países latinoamericanos en los que la penetración de los seguros, es decir, la relación entre las primas de seguros y el PIB, permanece bajo, incluso en comparación con otras economías emergentes. Se puede esperar que los mercados de los seguros en Latinoamérica sigan expandiéndose gracias al crecimiento económico y a los índices crecientes de penetración.

Sobre los obstáculos al subdesarrollo de los mercados de seguros en la región, se apuntan varios de factores. Algunos de ellos están en la demanda, otros en la oferta del mercado de seguros. Sin embargo, también existen barreras normativas importantes para que el mercado de seguros sea eficiente en las economías emergentes.