Este crecimiento, en un momento de "desaceleración moderada" de este tipo de seguros en los próximos años, se produce pese a la ralentización la economía en general y "el agotamiento del mercado en algunos de sus ramos", según anticipa el banco en su último informe de seguros.

Las perspectivas para el ramo de Vida apuntan a que "seguirá en recesión, debido a los bajos tipos de interés" y a que no se perciben cambios a corto plazo de la política monetaria del BCE. El lastre que supone el componente de Ahorro será compensado, en parte, por el negocio de Riesgo, que seguirá en positivo con aumentos esperados del 2% y 6% respectivamente para 2019 y 2020.

De los seguros de No Vida, cabe señalar la previsión que el servicio de estudios hace para el ramo de Salud, seguirá su "crecimiento fuerte" en los próximos años, por encima del 5,5%, "empujado por la alta inflación del seguro debido al encarecimiento de los gastos sanitarios (hospitalización, etc.), lo que se traducirá en un aumento del precio medio de las primas".

La reducción de la siniestralidad por el coche autónomo podría reducir el coste de las primas

Este último informe Situación Seguros de BBVA Research analiza también los efectos de la implantación del coche autónomo sobre el sector asegurador. Así, destaca que la reducción de la siniestralidad que conlleva su adopción podría reducir el coste de las primas, al mismo tiempo que aparecerían nuevas coberturas asociadas a los riesgos derivados de su mayor uso.

Otro tema que aborda este informe es la elaboración de un indicador global de salud y los diferentes resultados observados en la población con seguro médico privado en relación a la no asegurada.