Esta encuesta ha sido realizada entre más de 12.890 empresas en 120 países. En Europa, a pesar de la debilidad de los indicadores macroeconómicos, los salarios están mejorando y los trabajadores han visto incrementos salariales del 3,7% en 2013, ligeramente por debajo del 3,8% registrado en el pasado año. Está previsto que permanezcan estables en 2014. Si se tiene en cuenta la inflación, estos incrementos son algo superiores (+1,6%).

Los trabajadores de América Latina, por su lado, han experimentado un incremento salarial del 5,9% en 2013, ligeramente inferior al 6,2% de 2012. Se espera que el incremento salarial decrezca de nuevo en 2014. Una vez ajustados a la inflación, los salarios permanecen sin cambios.

Los incrementos salariales se mantienen constantes para los trabajadores de Estados Unidos y Canadá, con un 2,9% en 2013. Un incremento del 3% está previsto para 2014, siendo el nivel más alto desde 2008, cuando el incremento salarial fue del 3,7%. Si se tienen en cuenta las tasas de inflación, los presupuestos salariales está previsto que pasen del 1,1% en 2013 al 1,7% en 2014.

“Debido a los retos económicos presentes en distintas regiones, las empresas mantienen una postura conservadora en relación con sus presupuestos de compensación”, afirma Yanina Koliren, líder global de estudios y soluciones de compensación de la firma, “Los salarios están aumentando, pero la inflación juega un papel fundamental en el impacto que los empleados ven reflejado en sus nóminas. Este año, las mejores tasas de interés en muchas regiones suponen una buena noticia para numerosos empleados en todo el mundo”.

RETRIBUCIÓN VARIABLE

A medida que las empresas continúan adoptando una postura conservadora con respecto a sus presupuestos de compensación, la encuesta muestra cómo un mayor número de organizaciones sigue utilizando programas de retribución variable, o reconocimientos basados en resultados que deben ser alcanzados cada año, para atraer, fidelizar y premiar a los empleados con mejor rendimiento.

Según Aon Hewitt, el 81% de las empresas de todo el mundo está ofreciendo alguna forma de retribución variable en 2013.