En el lado de la oferta, el crecimiento estuvo dirigido por el sector agrícola (+13,4% intertrimestral) gracias a una excelente cosecha de soja. La producción industrial aumentó un 0,9% intertrimestral, pero los servicios tuvieron problemas para remontar (+0%).

Con estas cifras como telón de fondo, la aseguradora esperamos que el crecimiento del PIB en 2017 sea del 0,6%, y del 1,9% en 2018. En todo caso, advierte la filial de MAPFRE y EULER HERMES, “el dato se aleja mucho de los niveles pre-crisis”, cuando la economía crecía a tasas del 4,5%.

Parece, por tanto, que la recesión en la economía de Brasil ha terminado, pero los riesgos permanecen. En particular, apunta la entidad, “los riesgos aumentan a medida que la incertidumbre política afecta a la confianza”.