Standard & Poor’s (S&P) señaló ayer que la calificación y el pronóstico que actualmente concede a MUNICH RE y a sus principales filiales (‘AA’ / estable) no se han visto afectados por la decisión del grupo de retirar sus objetivos de ganancias para 2010. En la presentación de sus resultados anuales, el grupo alemán que anticipó que, en vista del pasado año, el objetivo de unas ganancias de 18 euros por acción para 2010, antes de la crisis de capital, “no es ya realista”. El grupo, eso sí, mantiene su previsión de un rendimiento sobre capital del 15% a lo largo del ciclo.

COMPARTIR