La autoridad europea destaca en su informe que el sector asegurador se mantiene “vulnerable” a un largo entorno de bajos tipos de interés, aunque cree que es capaz de hacer frente a este desafío. Esta situación, sin embargo, podría cambiar en caso de agravamiento de la crisis o si los gobiernos fallan en sus intentos de estabilizar la situación fiscal. Mientras lo primero parece tener un efecto limitado y probablemente afectaría solo a las aseguradoras locales, los segundos efectos -los relacionados con el potencial desarrollo adverso de la exposición a deuda soberana y de bancos- podrían golpear a las aseguradoras más grandes.

ESTABILIDAD DEL MERCADO REASEGURADOR

En cuanto a la valoración de las reaseguradoras, pese a la siniestralidad por catástrofes el mercado reasegurador europeo se ha mantenido estable al término de 2011, con una capitalización sólida. Desde comienzos de este año, la EIOPA observa un “modesto” incremento en los precios, lo que puede explicarse en parte por la ausencia de grandes siniestros importantes en Europa y América del Norte.

En cuanto a los fondos de pensiones, el supervisor europeo confirma que continúa la tendencia hacia planes de contribución definida. “Al mismo tiempo, hay una gran evolución en las posiciones de financiación de los planes, sobre todo en países en los que tales planes de prestación definida ya son muy generalizadas. En estos países, en particular Reino Unido y Países Bajos, los programas de recuperación corren a cargo de los reguladores respectivos”, se comenta en el informe.

Finalmente, respecto a la evolución macroeconómica, el Informe de Estabilidad Financiera concluye que el clima económico y político sigue pesando sobre las perspectivas de crecimiento en Europa. La incertidumbre sobre el nivel de deuda pública de la zona del euro y la situación política en algunos países de la UE sigue presente en los mercados, incluso después de las recientes sólidas respuestas políticas.

COMPARTIR