Las instituciones financieras estadounidenses, desde las más pequeñas hasta las más grandes, atraviesan uno de los períodos más difíciles de su historia reciente, desde la menor hasta la más pujante. Han sufrido fraudes, quiebras y procesos judiciales colectivos interpuestos por los accionistas y, por lo tanto, resulta lógico pensar que muchas de ellas examinan cuidadosamente sus seguros de Responsabilidad de Directivos y Consejos y la cobertura para Errores y Omisiones. Como consecuencia, se han multiplicado las reclamaciones y los pagos, han subido las primas, se han complicado las normas de suscripción y ha vuelto a aparecer el miedo para algunos suscriptores de este negocio.

Fueron algunas de las apreciaciones en las que han coincidido los ejecutivos de la industria aseguradora durante un panel, el pasado 1 de junio en Nueva York, dedicado al seguro D&O y organizado por Standard & Poor’s. James Blinn, director de la consultora estadounidense Advisen, remarcó que los costes del seguro de responsabilidad de directivos son notables, y estimó que, entre 2007 y 2009, las aseguradoras que ofertan esta cobertura manejarán unas pérdidas aseguradas de 5.900 millones de dólares (4.230 millones de euros). Buena parte de esta cantidad procederá del sector financiero, que sigue estando acosado por accionistas descontentos que entablan procesos judiciales colectivos, apuntó Blinn.

Paul Kim, de AON Risk Services, añadió que estas pérdidas están inflando los precios, en particular en el sector financiero, donde se han dado la mayoría de las reclamaciones. Explicó que, entre el primer trimestre de 2008 y el primero de 2009, los precios globales para el seguro de Responsabilidad de Directivos descendieron un 2,4% (incluido el efecto del sector financiero). No obstante, solamente en el sector financiero, sobre todo a causa de un aumento en las reclamaciones, las tarifas de la cobertura de responsabilidad de directivos se incrementaron en un 31% durante el mismo período.

“El año pasado cerca de la mitad de las reclamaciones de responsabilidad de directivos fueron presentadas en el sector financiero”, reiteró Kim, que considera que la cantidad de reclamaciones correspondiente al primer trimestre de 2009 resultará ser mayor incluso y, como resultado de todo ello, aquellas compañías que solicitan este tipo de seguro hacen mayor hincapié en la solidez financiera de una aseguradora.