“Con los niveles de precios actuales, que apenas superan el coste de capital, nuevas descensos en las tasas, o una competencia desordenada en el mercado, podría dar lugar a acciones negativas sobre las calificaciones de las reaseguradoras de No Vida”, advierte Fitch en un informe.

Explica que la presión sobre los precios viene motivada en parte por la experiencia de bajas pérdidas por catástrofes (la temporada de huracanes del Atlántico se estancó por tercer año consecutivo).

Por otra parte, hay abundante capacidad tanto por las reaseguradores tradicionales como por las fuentes alternativas de capital. Además, el sector se enfrenta a una disminución de la demanda por parte de unas compañías de seguros que retienen más riesgo y centralizar la compra de reaseguro.

Un cambio positivo para la fijación de precios es la implementación de Solvencia II, que creará cierta demanda de reaseguro añadido para rebajar las exigencias de capital de las entidades.

Noticias relacionadas

El nivel de capital se mantiene estable en las renovaciones de 1 de enero de 2016