Una de estas normas, en la práctica, permite que los asegurados que no paguen, reciban la cobertura de las aseguradoras, cuestionó el gerente general de LA POSITIVA, Gustavo Cerdeña, según recoge ‘Gestión’. Por su parte, las compañías explicaron que en caso de que el cliente no pague su seguro, deben enviarle una comunicación para anunciarle este hecho, y después de 30 días (desde que vence la obligación) se suspenderá la cobertura.

El gerente general de Apeseg, Raúl de Andrea, y próximo secretario general de FIDES a partir de enero, reveló que con los requerimientos notariales que deben presentar las aseguradoras, podrán transcurrir hasta tres meses en los que estas personas reciban la cobertura gratis. De esta forma dijo que este tipo de exigencias aumentarán los costos de las aseguradoras, y se reflejarán en un encarecimiento de las primas.

Por su parte, el presidente de Apeseg, Felipe Morris, sostuvo que ante estos cambios, las reaseguradoras mostrarían reticencias para renovar los contratos a las compañías de seguros. “Terminarán matando los seguros pequeños”, alertó.