Así, la disposición final primera de la ley modifica el Texto Refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, fijando que durante el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la ley, “los partícipes de los planes de pensiones podrán hacer efectivos sus derechos consolidados en el supuesto de procedimiento de ejecución sobre la vivienda habitual del partícipe”. 

Reglamentariamente se podrán regular las condiciones y términos en que podrán hacerse efectivos los derechos consolidados, con determinados requisitos: que el partícipe se halle incurso en un procedimiento de ejecución forzosa judicial, administrativa o venta extrajudicial para el cumplimiento de obligaciones, en el que se haya acordado proceder a la enajenación de su vivienda habitual; que el participe no disponga de otros bienes, derechos o rentas en cuantía suficiente para satisfacer la totalidad de la deuda objeto de la ejecución y evitar la enajenación de la vivienda; y que el importe neto de sus derechos consolidados en el plan o planes de pensiones sea suficiente para evitar la enajenación de la vivienda.

El reembolso de derechos consolidados se hará efectivo a solicitud del partícipe, en un pago único en la cuantía necesaria para evitar la enajenación de la vivienda, sujetándose al régimen fiscal establecido para las prestaciones de los planes de pensiones. Esta Disposición será igualmente aplicable a los asegurados de los PPA.

Aunque la medida es temporal, se abre la posibilidad de que el Gobierno, a propuesta del Ministro de Economía y Competitividad, amplíe el plazo previsto en esta Disposición “teniendo en cuenta las necesidades de renta disponible ante la situación de endeudamiento derivada de las circunstancias de la economía”.

HABILITACIÓN PARA REGLAMENTAR LA TAE EN LOS SEGUROS DE VIDA AHORRO

Por otro lado, esta Ley 1/2013, de 14 de mayo, modifica el Texto refundido de la Ley de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, para que reglamentariamente se regule la metodología para el cálculo de la rentabilidad esperada en modalidades de seguro de Vida en las que el tomador no asume el riesgo de la inversión, la llamada TAE en los seguros de Ahorro.

Según se explica en la Disposición final segunda de la ley, se modifica la LOSSP en los siguientes téminos: “En los seguros de Vida en que el tomador asume el riesgo de la inversión se informará de forma clara y precisa acerca de que el importe que se va a percibir depende de fluctuaciones en los mercados financieros, ajenos al control del asegurador y cuyos resultados históricos no son indicadores de resultados futuros”. Al mismo tiempo, “en aquellas modalidades de seguro de Vida en las que el tomador no asuma el riesgo de la inversión se informará de la rentabilidad esperada de la operación, considerando todos los costes. Las modalidades a las que resulta aplicable así como la metodología de cálculo de la rentabilidad esperada se determinarán reglamentariamente”.

Acceso a la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social