La asociación estima que este recargo lastraría la rentabilidad a largo plazo de los productos en casi un 6%. En concreto, sus análisis reflejan que los fondos de pensiones sufrirían un impacto negativo del 5,6% a 25 años.

La aplicación de esta tasa sobre la compraventa de acciones de grandes compañías también tendría implicaciones sobre el rendimiento de los fondos de inversión, que experimentarían un impacto negativo del 7,4% en el mismo período de tiempo.

Estos cálculos resultan de las proyecciones realizadas por Inverco con los datos patrimoniales de 2015. Si se hubiera aplicado una tasa del 0,1% sobre las operaciones al contado y del 0,01% sobre las operaciones con derivados (que tuvieron un volumen de 360.000 millones de euros en ambos casos), el resultado hubiera sido una merma del 0,25% del patrimonio, por valor de unos 630 millones, solo en el caso de los fondos de inversión y sicav.

El presidente de la asociación, Ángel Martínez-Aldama, resaltó durante el X Encuentro de la Inversión Colectiva, celebrado ayer, la importancia de los fondos de inversión y planes de pensiones como forma para abaratar los costes de financiación ya que, cuanto mayor es el volumen patrimonial del que disponen las gestoras, más activos pueden dedicar a la inversión en deuda pública, tal y como recoge El Economista.