Esto significa que el nivel de Engagement de los empleados ha descendido a nivel global por primera vez desde 2012, según un nuevo informe de Aon Hewitt.

“El incremento de los movimientos populistas como los existentes en Estados Unidos, Reino Unido y otras regiones está creando ansiedad dentro de las organizaciones que anticipan un mayor potencial de retroceso en la liberalización del mercado de trabajo”, afirma Ken Oehler, Global Culture & Engagement Practice leader en Aon Hewitt. “Junto a los rápidos avances tecnológicos que también son considerados una amenaza para la seguridad laboral, menos empleados se sienten comprometidos y se espera que esta tendencia continúe”, señala.

Según la consultora, la mejora de los niveles de engagement puede aportar dividendos. Basándonos en los datos del informe se muestra un incremento de 5 puntos en el nivel de engagement de los empleados está relacionado con un aumento de 3 puntos de crecimiento de ingresos en el año posterior. “Si el nivel de compromiso desciende, las empresas pueden esperar más rotación, mayor absentismo y menor satisfacción del cliente, factores todos ellos que contribuyen de forma importante a un empeoramiento de los resultados financieros”, destaca Oehler.

¿Principales oportunidades?

Las recompensas y reconocimientos ocupan el primer puesto como las principales oportunidades de engagement este año, un avance significativo con respecto al pasado año en el que ocupaban la tercera posición. “Los líderes deben entender que esto refleja la percepción actual de los empleados con respecto a la ecuanimidad. Aunque las organizaciones no puedan realizar cambios drásticos en materia de compensación, es importante que adopten medidas para canalizar estos sentimientos", explica.

Según se detalla, no es sorprendente que el liderazgo de la alta dirección y el proceso de toma de decisiones sean otras de las prioridades: “La capacidad de los líderes para tener el grado de sensibilidad personal adecuada para hacer crecer  a las personas y a su organización en un entorno tan cambiante como el actual es clave”, añade Oehler.

COMPARTIR