Son datos de una nueva edición del estudio sobre la percepción de la protección financiera, elaborado por el grupo asegurador y la Oxford University en ocho países. Los responsables del trabajo apunta la relación que existe en el interés por el ahorro con la percepción sobre la situación económica. Así, solo un 40% de los encuestados espera que su situación financiera mejore el año que viene, porcentaje que se sitúa por debajo del 47% de la media de los otros países participantes en el estudio. El 44% de los encuestados creen que el estado de sus finanzas seguirá igual el próximo año y al 9,5% le preocupa que pueda empeorar.

Los trabajadores españoles adoptan una posición claramente conservadora respecto a su empleo, en especial los de mayor edad. El 68% de los encuestados menores de 40 años no consideran probable dejar su trabajo voluntariamente a corto plazo, cifra que se eleva al 88% en el caso de los mayores de 40 años. En la misma línea, solamente el 7% de los hombres encuestados y el 5% de las mujeres se plantean la posibilidad de dejar su trabajo actual para convertirse en autónomos.

Los seguros no triunfan como herramienta de protección entre los españoles

Pese a la incertidumbre sobre el futuro laboral, en España sigue existiendo un bajo uso de otros mecanismos de protección financiera aparte del ahorro. Solo el 9% de los consultados tienen un seguro de Vida y apenas el 6% cuentan con un seguro de protección en caso de no poder trabajar. Este tipo de productos son más comunes en países como Suiza o Irlanda.

Por edades, los trabajadores mayores son los que más contratan este tipo de seguros. Un 18% de los encuestados de más de 55 años cuentan con una póliza de este tipo, en comparación con el 11% de los menores de 29 años que la poseen.

“La preocupación por la situación económica y el futuro del empleo es generalizada, especialmente entre los más jóvenes. Sin embargo, en España confiamos principalmente en el ahorro como forma de protegernos ante una posible incapacidad para seguir desempeñando nuestro puesto de trabajo, mientras que en otros países los trabajadores apuestan también por otros mecanismos como los seguros de vida que les protegen en caso de no poder trabajar”, explica Javier Rodríguez, director Técnico de Vida de la aseguradora en España. “Tenemos que dar a conocer mejor estos seguros a la ciudadanía porque son la manera más efectiva de protegerse económicamente ante una incapacidad para trabajar.”