Prado también indica subraya que cuentan con “productos que operan con un costo desde 150 pesos al año y que cubren muerte, fallecimiento e incluso casos funerarios por un monto de 25,000 pesos”, a lo que añade que en la actualidad “tenemos 2 millones de asegurados y nuestro reto es incrementar”.

Los últimos datos publicados por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) ponen de manifiesto que hay en vigor en vigor 673,848 pólizas de microseguros, de las cuales 70% corresponde al ramo de Vida; un 30% a Accidentes y Enfermedades; pero en Daños no hay registra ninguna póliza vendida. Otro dato llama la atención de las 103 aseguradoras que integran la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), sólo nueve ofrecen microseguros; no obstante, ofrecen productos muy similares con bajos costos y coberturas amplias. Prado sostiene que la mayoría de las aseguradoras no ofrecen estos productos “porque no están dispuestas a manejar negocios pequeños, ya que requieren de más infraestructura; además, son seguros muy pequeños y de bajo costo. Nosotros creemos que debemos abarcar ese nicho de mercado”.

SOLVENCIA II
Por otra parte, en relación a la nueva ley de seguros y fianzas, que entrará en vigor en el 2015, Prado comentó que el principal reto del sector es cumplir con los tres pilares que integran el modelo de Solvencia II. “Hemos trabajado de manera intensiva. En primera instancia, la autoridad nos está pidiendo garantizar que tengamos los recursos para afrontar los compromisos con el público asegurado. Es decir, cuando venga el siniestro las aseguradoras deben contar con el dinero suficiente para pagarle al asegurado”.

El segundo pilar, expuso, está relacionado con el reforzamiento del gobierno corporativo de las aseguradoras, donde el sistema interno tendrá mayor participación en la operación y responsabilidades de la empresa para la toma de decisiones. La transparencia es el pilar tercero de Solvencia II, donde las aseguradoras deberán brindar información tanto para las autoridades como para el público en general.

“Las aseguradoras deberán dar a conocer sus reportes financieros con transparencia, para que el público esté enterado de cómo operan”, concluye.