Los niños y jóvenes tienen necesidades de aseguramiento y constituyen un grupo abordado por las aseguradoras en otros países de nuestro entorno. La crisis económica, los problemas del sistema sanitario público, la eliminación de las ayudas a las familias con hijos, o el aumento de los costes y tasas de la educación, entre otros, otorgan a este colectivo un potencial alto para las aseguradoras, que podrían ayudar a los padres a proveer un futuro más seguro para sus hijos.

El estudio se vertebra en tres ejes principales: análisis del mercado en España; análisis del mercado en Europa, y previsiones de los seguros para los menores.

Más información sobre el estudio