Con el fin de realizar la presentación de los miembros que integran la nueva Junta del Colegio de Mediadores de Seguros de Cantabria, recientemente, se ha celebrado, en el Salón de Actos de la Cámara de Comercio de Santander, una reunión en la que participó un destacado grupo de agentes, corredores y representantes de entidades aseguradoras.

Tras la presentación de la nueva junta (integrada por Jaime Acebes, presidente; Francisco Laso, vicepresidente; Justo de Santiago, secretario; Antonio Rivas, tesorero), se abordó las problemática que está ocasionando la inadecuada política de distribución que están poniendo en práctica algunas entidades financieras, "aprovechando los problemas hipotecarios y/o de financiación de los clientes, para obligarles, cosa totalmente ilegal y prohibida por la Ley de Mediación y el Banco de España, a contratar o cambiar los seguros a sus corredurías, agencias, o a sus propias entidades aseguradoras", según la información remitida desde el Colegio, a lo que añaden que "varios representantes de las entidades aseguradoras, presentes en la reunión, manifestaron su apoyo al Colegio y a los Mediadores, en las medidas que se tomen en la lucha contra las prácticas antes mencionadas".

En la misma reunión se decidió que representantes de la Junta de Gobierno del Colegio de Mediadores se reunieran con responsables de entidades de bancaseguros, con el fin de "exponer el malestar de la mediación de Cantabria, y buscar una solución satisfactoria para todas las partes, y que no se menoscaben los derechos de los clientes, como usuarios finales de los contratos de seguros". Como resultado del citado acuerdo, se ha llevado a cabo un encuentro entre Jaime Acebes, Francisco Laso y Antonio Rivas, como miembros de la Junta del Gobierno del Colegio; Hilario Pesquera, presidente de la Asociación Cántabra de Corredores de Seguros; y Javier Eraso, director general de Caja Cantabria. Durante el encuentro los representantes de agentes y corredores plantearon que "SEGURCANTABRIA, agente vinculado perteneciente al Grupo Caja Cantabria, suavice las prácticas agresivas que, en colaboración con CASER, está realizando".

Estas prácticas consisten, según los representantes del Colegio en: "tirar el mercado de primas; formalizar nuevas pólizas sin el preaviso de 2 meses que estipula la ley, devolviendo los recibos de cartera de la mediación; o coaccionar al cliente por tener que ampliar una línea de crédito o buscar financiación…". Éstas, añaden, "son prácticas que están penalizadas por la Ley de Consumo y la Ley de Mediación de Seguros, ya que rompen la principal regla de la Mediación que es la defensa de los intereses del asegurado". Por su parte, Caja Cantabria negó categóricamente que se estén produciendo estas situaciones y dijo que su actividad se ceñía estrictamente a lo que marcaba la ley. En este sentido los representantes del Colegio le recordaron que "había abiertos más de 15 expedientes, que indicaban que las malas prácticas existían".