Así lo confirma el ‘Estudio Anual de Preparación para la Jubilación 2016’ de AEGON, que destaca que mientras la generación de los baby boomers cree que la pensión supondrá un 75% del total de sus ingresos, la perspectiva de  los más jóvenes (los denominados centennials, es decir los nacidos a partir del inicio del nuevo milenio) es que la pensión pública suponga poco más del 40% de sus ingresos durante la jubilación. Los millennials y la generación X, que se sitúan entre las dos generaciones anteriores, consideran que la pensión supondrá el 53% y 66% del total de sus ingresos, respectivamente.

El informe también destaca que los más jóvenes son los más conscientes de su responsabilidad de ahorrar. El 35% de los centennials se considera muy responsable de los ingresos que pueda obtener para su jubilación, seguidos de los baby boomers, con un 32%. A cinco puntos se coloca la generación X, con 27%,  mientras que los millennials son la generación que muestra el porcentaje más bajo en este aspecto (23%), cinco puntos por debajo de la media general.

En lo que sí parecen coincidir prácticamente por igual todas las generaciones, con independencia de su edad, en es la escasa capacidad de ahorro: prácticamente la mitad no ahorra nada o casi nada, con porcentajes que van desde el 45% de los millenilas hasta el 52% de los centenials que dice no ahorrar. En línea con este dato, el 28% de los centennials y millennials admite que no tiene un plan para la jubilación, un porcentaje que no se distancia mucho de la generación X y baby boomers, con un 22% y 23%, respectivamente.