Según el último informe mensual de recaudación de la Agencia Tributaria, los ingresos del Estado por este tributo en el acumulado de los siete primeros meses del ejercicio quedan en 803,9 millones, un 12,5% más.

Por otro lado, el Ministerio de Empleo ha dado a conocer que las cuentas de la Seguridad Social presentan, a 31 de julio, un saldo negativo de 2.201,22 millones, frente a un saldo positivo de 4.208,53 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior. Este resultado se explica por el hecho de que las transferencias del Estado –13.000,48 millones de euros en el Presupuesto de 2014- ya no se concentran, como en ejercicios anteriores, en los primeros meses del año, sino que están programadas para su reparto homogéneo a lo largo del año.

El saldo presupuestario a 31 de julio es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 72.987,22 millones, que descienden un 4,72%, y unas obligaciones reconocidas de 75.188,44 millones, que crecen en un 3,86% en relación al mismo periodo del año anterior. Los gastos pendientes de imputación presupuestaria a esta fecha alcanzarían un importe aproximado de 302 millones.