En el 50,7% de los casos en los que se produce un esguince cervical, la lesión es grave; en el 25,2% media; y en el 24,10% leve, y suelen producirse generalmente a velocidades inferiores a 30 km/hora.

El estudio indica que el importe total del siniestro, que hace referencia a los pagos por indemnización y el importe de reparación tanto en el vehículo que impacta como en el que recibe el impacto en la parte trasera, oscila entre 5.700 y 6.400 euros. En concreto, el coste medio de la reparación -para el vehículo responsable del accidente- es de 2.038 euros frente a los 1.224 euros del vehículo contrario.

Asimismo, de acuerdo al estudio, el color del vehículo también está relacionado con los accidentes, siendo los coches oscuros los más proclives a sufrirlos: el vehículo impactado es de color gris en el 20% de los casos y de color negro en el 14,5%. Mientras, los colores naranja, morado o marrón son los que reciben menos colisiones.

La mayoría de los accidentes de esguince cervical, el 82%, se registra entre semana, mientras que en los fines de semana solo se produce el 18% restante. Además, en el 76% de los casos el tipo de vía en el que se producen estos accidentes es urbana, donde se manejan niveles de velocidad más bajos. Los días entre semana es cuando se registra la mayoría de los accidentes de esguince cervical (el 82%), frente a los fines de semana (cuando se produce el 18% restante).

Ante estos datos, el estudio destaca la importancia del reposacabezas como elemento esencial de seguridad pasiva para reducir el riesgo de lesiones en la columna vertebral, como el esguince cervical, especialmente en el caso de choques traseros a baja velocidad o de choques por rebote. También indica que la posición del asiento es clave para evitar lesiones graves, aportando una serie de recomendaciones que se deben realizar para su correcto uso, además de una serie de consejos médicos tras sufrir un esguince cervical.