Por regiones, Asia-Pacífico tiene el mayor crecimiento quinquenal, con una tasa del 9%, frente al 6% de Europa y el estancamiento de América del Norte, mientras que Latinoamérica y África tienen una tasa de crecimiento conjunta de menos del 8%.

Según el estudio, los fondos de prestación definida cuentan con el 70% del total de los activos. Durante 2011, los fondos de prestación definida y los fondos de reserva solo crecieron por encima del 1% (8% en 2010), mientras que el crecimiento de los fondos de aportación definida fue casi del 4% (13% en 2010).

David Cienfuegos, director de Inversiones de Towers Watson España, destaca que “la distribución estratégica de los fondos de pensiones más grandes del mundo ha cambiado notablemente en los últimos seis o siete años hacia una posición más defensiva contra la incertidumbre económica actual. Los 20 mayores fondos de pensiones del mundo, en promedio, ya tienen aproximadamente la misma proporción de renta variable y renta fija (40% de cada tipo de activo) y el resto en inversiones de gestión alternativa y liquidez”.

PRIORIDAD A LA GESTIÓN DE RIESGOS Y A LAS POLÍTICAS DE BUEN GOBIERNO

Cienfuegos apunta también a los desafíos a los que deben hacer frente los fondos para cumplir con sus objetivos. “El más importante es el aumento de la competencia entre los grandes inversores a nivel mundial por mejorar la rentabilidad de sus patrimonios a través de fuentes de crecimiento cada vez más escasas”. Además, añade, “tienen que adaptarse dinámicamente a un entorno de mayor riesgo con fundamentos económicos más inestables y mercados cada vez más volátiles e impredecibles. Por lo tanto, muchos de los principales fondos están dando prioridad a la gestión de riesgos y a las políticas de buen gobierno, influidos por la mayor probabilidad de perder rentabilidad si no lo hacen”.

Los fondos soberanos mantienen una posición importante en el ranking, ya que 26 de ellos cuentan con el 29% de los activos y un total de 3,7 billones de dólares (2,82 millones de euros). Los 109 fondos del sector público del estudio mantenían un volumen de activos de 4,9 billones de dólares en 2011 y cuentan con el 39% del total de activos. Los fondos del sector privado (60) y los fondos de empleo (105) representan el 13% y 19%, respectivamente, de los activos en el estudio.

Al difícil entorno de inversión que se espera en los próximos años hay que sumarle, además, “las exigencias adicionales que muchos inversores institucionales se autoimponen para hacer frente a las crecientes responsabilidades sociales, como por ejemplo la sostenibilidad. Creemos que sólo aquellos que lleven a cabo una política de buen gobierno adecuada podrán superar estos desafíos”, concluye.

COMPARTIR