En concreto, el rendimiento de los fondos A y B, considerados como los de mayor riesgo, fue del 3,17% y 2,51%, respectivamente, el pasado mes. Por su parte, la rentabilidad de los fondos C y D, de riesgo medio, fue del 1,77% y 0,94%, respectivamente, en el último mes del año. Finalmente, el rendimiento del fondo E, el de menor riesgo, avanzó un leve 0,19% en el mes, principalmente por el retorno positivo de las inversiones en renta fija e intermediación financiera nacional, informa ‘América Economía’.

“La rentabilidad de estos fondos de pensiones se explica principalmente por el retorno positivo que presentaron las inversiones en instrumentos de renta variable extranjera y acciones nacionales”, según un reporte del regulador. “El retorno positivo de las inversiones en instrumentos de renta fija extranjera impactó en mayor medida a los fondos tipo C y D”, agregó.

Con estos resultados, los fondos A y B acumularon en el 2012 una rentabilidad del 6,06% y 4,88%, respectivamente. Los fondos C y D anotaron retornos positivos del 4,61% y 3,81%, y el fondo E ganó un 3,15%.

LOS FONDOS DE MAYOR RIESGO, LOS MÁS RENTABLES

Por su parte, de acuerdo al cálculo realizado por ‘Mi Previsión’ del que se hace eco ‘Diario Financiero’, “estos buenos resultados son consecuencia de una política de diversificación bastante acertada”, señala Roberto Darrigrandi, socio de Alta Dirección. Esto último obliga a las AFP “a estar bastante portfoliadas, y por ende ayuda a compensar ciertos mercados o tipos de activos que han tenido rentabilidades negativas”, agrega.

Asimismo, analizando con detalle la evolución de los fondos se concluye que fueron los más riesgosos los que finalmente obtuvieron mejores resultados. Mientras el fondo A tuvo una rentabilidad real del 6,06% anual, el fondo B alcanzó una rentabilidad del 4,88%, el C del 4,7%, el D del 3,9% y el E del 3,2%. Esto supone que el fondo de mayor riesgo duplicó la rentabilidad del fondo más conservador, si bien también perdieron más afiliados, cuando al menos 3.231 personas cambiaron entre enero y octubre del año pasado del fondo A hacia otro más conservador, un 66,1% de ellos hacia el Fondo E. En el caso del fondo B los traspasos fueron aún mayores. Entre enero y octubre, 4.936 personas salieron de éste, y un 48% de ellas tuvo como destino en Fondo E.