El estudio también revela que en los planes de pensiones en mercados en los que tradicionalmente tenía un gran peso la renta variable, como el caso de Reino Unido e Irlanda, este tipo de inversiones todavía tiene gran importancia, aunque también han experimentado la mayor caída, alejándose de las inversiones en renta variable local. En Reino Unido, el porcentaje medio de inversiones en renta variable local y no local ha caído un 4% (desde el 47% al 43%) en los últimos 12 meses. Por su parte, en Irlanda el porcentaje actual de inversiones en renta variable es del 44%, bajando un 6% desde el año pasado, y un 20% en total desde el año 2008.

Ignasi Puigdollers, socio responsable del área de inversiones de Mercer, explica que esta tendencia es “debido a que la crisis en la eurozona sigue sin resolverse, los fondos de pensiones tienen que enfrentarse al doble reto de gestionar el riesgo de la cartera de inversiones que supone la volatilidad del mercado y, por otra parte, identificar oportunidades que puedan generar un retorno para apoyar las futuras responsabilidades. Para responder al desafío de controlar la volatilidad sin sacrificar la rentabilidad a largo plazo, los inversores han centrado su foco de atención en los activos alternitos”. “Además –agrega- de su atractivo relativo en comparación con los bonos de bajo rendimiento, los activos alternativos también ofrecen características atractivas de diversificación. De hecho, los planes de pensiones buscan activos menos expuestos a la crisis de la deuda soberana, con un enfoque particular en los mercados emergentes, tanto para la renta variable como para los bonos. Los inversores también están buscando a nivel mundial el rendimiento en los mercados de bonos, ya que la crisis ha propiciado que la rentabilidad de los bonos europeos sea muy baja. Los activos líquidos también se han visto favorecidos, ya que los inversores valoran el acceso a sus inversiones en estos tiempos turbulentos".

NUEVAS TENDENCIAS: FONDOS DE COBERTURA, DEUDA DE MERCADOS EMERGENTES Y BONOS DE ALTA RENTABILIDAD

Dentro de las categorías más populares de inversiones alternativas europeas destacan los fondos de cobertura, la deuda de mercados emergentes y los bonos de alta rentabilidad, donde casi un 20% de los planes de pensiones tienen inversiones en una o más de estas áreas. Esta tendencia es aún más pronunciada en los fondos más grandes, con más de 2.500 mil millones de euros en activos, donde alrededor del 60% cuentan con inversiones en una o más de estas clases de activos. Esto representa un aumento del 40% en 2011, explica el estudio. En el Reino Unido, las clases de activos alternativos más populares se diversificaron entre los fondos de crecimiento, los macro fondos de cobertura, también conocidas como las estrategias de GTAA y fondos de cobertura, con el 23,2%, 13,6% y el 10% de los planes invirtiendo en estas categorías respectivamente.
El volumen de inversiones en activos alternativos también va en aumento, pero sigue siendo relativamente pequeño en comparación con los activos tradicionales. Mercer explica que en la actualidad es bastante común la inversión de entre el 3 y el 5% en activos alternativos individualmente pero, dado que los inversores institucionales están diversificando su selección de activos, las inversiones totales en activos alternativos son más altas. Este año las inversiones totales en activos alternativos alcanzaron una media de 8,5% en los planes de pensiones estudiados.

Por último, la rentabilidad de los bonos del estado se mantuvo extremadamente baja durante el último año, lo cual ha llevado a muchos fondos a frenar un aumento de inversiones en bonos. A lo largo de toda Europa, las inversiones en bonos se han mantenido prácticamente estables, aunque en Reino Unido han experimentado una disminución del 1%, pasando del 43% al 42% en el año 2011.

EN EL FUTURO SEGUIRÁN LAS REDUCCIONES EN RENTA VARIABLE Y EN EL SECTOR INMOBILIARIO

La previsión de reducir las inversiones en renta variable local y en el sector inmobiliario podría deberse a que los planes de pensiones ven la crisis de la eurozona como un conflicto si cerrar. Así, en los próximos 12 meses, la tendencia a dejar de lado las inversiones en renta variable, parece continuar, la mayoría de las veces reduciendo las inversiones en renta variable local.

El panorama para las inversiones en el sector inmobiliario es bastante sombrío a lo largo de Europa. El 13,2% planea reducir sus inversiones en esta área y sólo un 1,6% pretende aumentarlas, destaca el informe. En Reino Unido, sin embargo, se da una mezcla, de manera que el 5,3% de los fondos planea una reducción y un 6,6% prevé un aumento.

La confianza en los mercados locales sigue siendo baja y muchos inversores están ampliando la búsqueda de rentabilidad. Puigdollers resalta al respecto que “los planes de pensiones, cada vez más, están viendo los beneficios de diversificar sus inversiones a nivel mundial, ya que las condiciones económicas y el mercado de inversión es diferente en las distintas partes del mundo. Los inversores tienen razón en seguir siendo conscientes de los riesgos en el entorno actual. Sin embargo, es importante reconocer las oportunidades de rentabilidad atractivas que inevitablemente surgirán de la turbulencia de los mercados y el comportamiento de un sector financiero con limitaciones de capital".

Desde Mercer vaticinan que es posible que persista la popularidad de los activos alternativos e incluso aumenten las inversiones en estas áreas, con un 27,2% en Reino Unido y un 12,9% en el resto de Europa planeando aumentar sus inversiones en activos alternativos. En cuanto a los fondos diversificados de crecimiento, se prevé que sigan siendo de interés en Reino Unido, de manera que un 25,7% de los planes de empleo pretende aumentar las inversiones en este tipo de activos, aunque parece ser un fenómeno británico, ya que en el resto de Europa sólo el 2,6% planea hacerlo. Se podría denominar como ‘bono de crecimiento’ un área en el que los fondos de pensiones planean aumentar sus inversiones los próximos 12 meses, con un 9,5% y un 11% de los fondos europeos y un 8,4% y un 5,8% de los fondos británicos proyectando aumentar sus inversiones en deuda de mercado emergentes y deuda de alta rentabilidad, respectivamente.

Por último, cabe destacar también que la preocupación por la inflación es evidente. El 15,1% de los fondos de pensiones europeos y el 24,8% de los fondos de Reino Unido pretenden aumentar sus inversiones en bonos ligados a la inflación el próximo año.

COMPARTIR