Las estadísticas del supervisor, en cuanto a rentabilidades durante el pasado mes, reflejan que los Fondos A (Más riesgoso) y B (Riesgoso), presentaron minusvalías del 0,7% y el 0,23%, respectivamente; mientras que el Fondo C (Intermedio), tuvo una rentabilidad mensual de 0,06%; el Fondo D (Conservador) ganó un 0,33%; y el Fondo E (Más conservador), un 0,72%.

“La rentabilidad de los Fondos de Pensiones Tipo A y B se explica principalmente por el retorno negativo que presentaron las inversiones en el extranjero, el que fue parcialmente compensado por la rentabilidad positiva que presentaron las inversiones en acciones locales y títulos de deuda nacional”, explica la Superintendencia de Pensiones.

A pesar de que durante este mes se observaron resultados mixtos en los principales mercados internacionales, estas inversiones se vieron impactadas por la apreciación del peso chileno respecto de las principales monedas extranjeras, lo que afectó negativamente a las posiciones sin cobertura cambiaria.

En tanto, la rentabilidad de los Fondos de Pensiones Tipo C y D se explica principalmente por el retorno positivo de las inversiones en acciones locales y títulos de deuda nacional, que fue parcialmente contrarrestado por la rentabilidad negativa de las inversiones en el extranjero. Lo anterior se puede apreciar al considerar como referencia el retorno mensual de los títulos accionarios locales medido por el índice local IPSA, que presentó un aumento de 1,92%.

Finalmente, la rentabilidad del Fondo de Pensiones Tipo E responde al retorno positivo de las inversiones en instrumentos de renta fija nacional.