Pero, a la vez, ha aumentado nuestra preocupación frente a la futura jubilación. Un 52% de los encuestados reconoce estar muy preocupado, el 38% bastante preocupado y el 7% afirma estar poco o nada preocupado.

Esta es una de las conclusiones que presentó ayer AEGON, recogidas en su Estudio de Preparación para la Jubilación 2017, que realiza en 15 países de Europa, Asia, América y Australia y que este año celebra su sexta edición. Durante el acto, que ha estado conducido por Jaime Kirkpatrick, CEO de la aseguradora, junto a Juan Ramón Rallo, docente y economista, se ha puesto de relieve una verdad que se repite cada año: los españoles continúan confiando su jubilación al sistema público de pensiones ya que esperan que dos tercios de sus ingresos durante el retiro procedan del Estado. Analizando el resto de partidas, los españoles consideran que el 24% procederá de sus ahorros e inversiones y el 11% restante de los planes de pensiones contratados con su empresa.

Si una palabra se repitió ayer durante el acto fue ahorro. Para el directivo lo más importante es que el español empiece a ahorrar y ese hábito sea un constante en su día a día. “No importa con que mecanismo lo haga, creo en la diversificación y en que hay que centrar el discurso", afirmó Kirkpatrick, que añadió algunas claves- aumentar la transparencia, en todos los sentidos (en los productos de ahorro pero también en la realidad de las pensiones) y darle al ciudadano unos instrumentos para poder ahorrar, que elija el mecanismo y la rentabilidad que quiera, pero que ahorre”.

Los jóvenes desconfían más del sistema público  

Los españoles seguimos estando a la cola en inversión para la jubilación. Esta dependencia del sistema público de pensiones es inversamente proporcional a la edad, dado que se reduce notoriamente en las generaciones más jóvenes. Así, los españoles de entre 35-44 años esperan que el 64% de sus ingresos sean del Estado; en la franja de edad entre los 25-34 esta cifra se reduce al 48% mientras que los españoles más jóvenes de la muestra, de entre 18-24 años, reducen los ingresos de la administración pública al 44%, 21 puntos menos que la media nacional.

No obstante, parece que cada vez cala más la necesidad de ahorrar entre los más jóvenes: “Las generaciones más jóvenes ya tienen interiorizado que no pueden relegar el bienestar de su retiro en un sistema público cuya viabilidad está en entredicho. Aunque de una forma todavía incipiente, el mensaje del ahorro y la planificación está calando en nuestra sociedad. Así, es vital que todas las generaciones traten de diversificar las fuentes de ingreso durante la jubilación para poder disfrutar de un retiro cómodo y sin sobresaltos económicos”, subrayó el directivo.

Rezagados, pero en el buen camino

Según el Índice de Preparación para la Jubilación de AEGON (ARRI, por sus siglas en inglés) España se sitúa en los últimos puestos de los 15 países encuestados, solo por delante de Japón, lo que representa una escasa preparación para la jubilación. España obtiene en el índice ARRI una puntuación de 5,1 sobre 10, casi un punto menos que la media internacional (5,9).

“La mejoría de España, aunque solo haya sido de una décima, es una buena señal en términos cualitativos, ya que demuestra que nos estamos concienciando, aunque sea de forma paulatina, sobre la necesidad de planificar financieramente nuestro retiro. El continuo debate sobre la viabilidad del sistema de público de pensiones y las recomendaciones de complementar la pensión pública con el ahorro privado está calando ya en los ciudadanos”, comentó Kirkpatrick.

También somos poco realistas cuando nos preguntan sobre la edad a la que nos queremos jubilar, ya que a pesar del bajo nivel de planificación y ahorro el 63% de los encuestados espera poder retirarse a los 65 años o antes. Por su parte, un 24% de la muestra espera poder jubilarse en la franja de los 66-69 años mientras que un 10% lo pospondría a los 70 o más años.

Hábitos de ahorro versus hábitos de salud

Solo un 29% de los españoles -frente al 39% de la media global- asegura ahorrar de forma periódica para su jubilación. Este porcentaje de ahorradores habituales en 2017, aunque diez puntos menor que la media internacional, es dos puntos superior con respecto al estudio de 2016. No obstante, según revela este informe, puede producirse una tendencia positiva en la capacidad de ahorro acorde con la salud ya que esta es una variable que también influye en la planificación de la jubilación de los españoles. Según se deduce del presente estudio, aquellos que disfrutan de un mejor estado físico son más previsores y conscientes de esta necesidad.

Los españoles que gozan de un estado de salud excelente son muy conscientes de la necesidad de mantener una planificación financiera (61%), son previsores (19%) y ahorradores habituales (42%), conocen con precisión a cuánto asciende su ahorro personal para la jubilación (56%) y, en definitiva, creen que disfrutarán de una buena jubilación (30%). En la medida en que empeora el estado de salud de la muestra, los porcentajes mencionados descienden de manera notable.

“La salud es clave para poder disfrutar de nuestra jubilación pero, según el estudio, también lo es para prepararla. Los españoles asocian su jubilación ideal a un retiro en el que disfrutar de una buena salud y tranquilidad financiera por lo que tiene lógica que quienes quieran tener un retiro cómodo se preparen ahorrando y cuidando sus hábitos de salud”, concluyó el CEO de AEGON.

Es hora de que seamos los guardianes de nuestras pensiones

No se le está trasladando a los ciudadanos la realidad de las pensiones, no se le está diciendo que se va a recortar el sistema público de pensiones por dos motivos, por los factores de la pirámide poblacional y las congelaciones de facto de las pensiones públicas desde hace cinco año. Este es el escenario que ha presentado Juan Ramón Rallo, que se ha quejado de que desde los partidos políticos se está "silenciando" la realidad del sistema español de pensiones. "El Pacto de Toledo ha servido para blanquear la realidad del sistema público de pensiones y lo que hace es trasladar al español medio que no hay problemas y que nada va a cambiar” o lo que es lo mismo, puntualizó, se está generando un espejismo de las pensiones, y el ciudadano no sabe que los que se vayan a jubilar de aquí a cinco años tendrán una caía del 38% en términos relativos de sus pensiones.

Sobre 'la mentira' de las pensiones públicas, hizo referencia a unas declaraciones de la ministra de Empelo, Fátima Báñez: “El modelo de pensiones es sostenible en el tiempo hoy y también mañana”. Según Rallo, ni PSOE, ni Ciudadanos, ni Podemos le afearon sus palabras a la ministra del PP; al cabo, ese era el mensaje que todos deseaban que se le transmitiera a la población: "Aquí no pasa absolutamente nada”.

“El sistema no tiene salvación, simplemente por un factor demográfico”, ha añadido. En el año 2050 habrá un pensionista por un trabajador, hoy hay dos trabajadores por un pensionista: la masa que sostiene las pensiones se está estrechando.

¿No tendríamos nosotros mismo que estar preparados para la jubilación? ¿No deberíamos conocer lo que vamos a tener en el futuro? Se preguntó ayer Rallo; Hay que fomentar que la gente comience a ahorrar y que ésta inversión sea complementada con su propio ahorro, que tenga un patrimonio diversificado. "No será mejor que en vez de los políticos seamos nosotros los que manejemos nuestras pensiones¨, preguntó. "Este es el cambio a futuro que tenemos que emprender. Un cambio que hay que tomar hoy, hay que ahorrar, si el político sigue ocultando la realidad, los españoles debemos saber que no estamos en la misma situación que los vecinos europeos, la tasa de jubilación ya ha bajado y nos vamos a dar el golpe en el futuro", aseguró el economista.

COMPARTIR