El nuevo ecosistema Fintech podría ser clave para la búsqueda y obtención de mayores rentabilidades, según un estudio de IMF Business School.

El trabajo, tomando como base los datos del Banco Central Europeo, revela que el tipo medio ofrecido por los bancos españoles a los ahorradores para depósitos a menos de un año durante 2005 se situó en el 2,07%, comparado con un 2,34% en Holanda, un 2,15% en Francia, un 1,51% en Italia y un 1,91% en Alemania. La diferencia durante ese año entre el tipo medio mayor y el menor de la muestra fue de 0,84%. En contraste, durante los primeros 10 meses de 2016 el tipo medio de estos depósitos en España se situó en el 0,22%, comparado con un 1,59% en Holanda, un 1,25% en Francia, un 1,11% en Italia y un 0,32% en Alemania.

“Los sectores de actividad que no logren una mejora de la eficiencia a través de la innovación, son los que, probablemente, experimenten una transformación digital más profunda y brusca. Los espacios que se abren -en este caso- para la mejora de la rentabilidad del ahorro de los ciudadanos, podrían ser ocupados por nuevos agentes que saben adaptarse más rápidamente a un nuevo tipo de cliente financiero completamente digital. La capacidad de cambio de las entidades y el escenario que determinen los reguladores determinarán el nuevo ecosistema financiero de nuestro país en el corto plazo”, indica Carlos Martínez, CEO de IMF Business School.