Lo más notable es el aumento de empleados altamente comprometidos pasa del 24% al 27%, que es incluso más alto que el máximo anterior de 2015. Esto sugiere que ahora, más que nunca, los empleados están dispuestos a darlo todo por el trabajo.

Según el último informe elaborado por AON y titulado ‘2018 Trends in Global Employee Engagement’ cada uno de los tres elementos que componen el índice de compromiso mejoró. Es decir, el índice que mide la promoción y defensa de la imagen de una compañía por los empleados pasó del 68% hace un año al 70% actualmente. En cuanto a la probabilidad de que los empleados permanezcan en empleo actual, subió un punto, hasta el 61%. Y el apartado que evalúa la voluntad de dar un esfuerzo extra, éste mejoró en dos puntos hasta el 64%.

La mejora de dos puntos en la participación a nivel mundial puede atribuirse en gran medida a la mejora general en la región de Asia y el Pacífico (APAC) y a sus principales economías de la India y China. El APAC mejoró en tres puntos hasta el 65%. Tanto en África como en Europa se registraron mejoras: cinco puntos y dos puntos respectivamente. En el caso de América Latina como América del Norte éstas permanecieron estables – un 75% y 64%, respectivamente.