"Las autoridades no solo deben promover el desarrollo del ahorro a largo plazo, sino también crear un ambiente de confianza y estabilidad para quienes están dispuestos a invertir en productos de largo plazo”, afirma la directora general de la federación, Michaela Koller. “Las consecuencias de las regulaciones individuales, así como su impacto acumulado, deben ser valoradas de manera que la amplia gama de iniciativas regulatorias no den lugar a consecuencias adversas para el funcionamiento de las aseguradoras como inversores a largo plazo y, a su vez, para la economía en general”, añade.

Insurance Europe publicó hace unos días un informe de Oliver Wyman en el que se identifican algunas iniciativas regulatorias que, involuntariamente, podrían perjudicar la inversión a largo plazo de las aseguradoras (ver edición de 14 de junio).