Cuando se preguntó por el factor más relevante del incremento de los costes médicos fuera del control de las empresas y de las aseguradoras, cerca de dos tercios (63%) señalaron el alto coste en inversión en tecnología, junto con los márgenes de beneficios de estos proveedores (40%).

Asimismo, según muestra el estudio, las perspectivas de controlar los costes a corto plazo no son optimistas. La mayoría de las aseguradoras de todas las regiones, excepto Oriente Próximo y África, esperan una tendencia ascendente de los costes médicos en los siguientes tres años.

La consultora destaca que, curiosamente, tres de cada cuatro aseguradoras encuestadas (74%) señalaron el uso excesivo de los servicios médicos, que provienen por una elevada prescripción por parte de los médicos, como el factor que incide en mayor medida en los costes. Más de la mitad (54 %) apuntó al uso excesivo e inapropiado de los servicios médicos por parte de los empleados.

Según la encuesta, cada vez más compañías ofrecen a sus empleados planes de prevención, animándoles a su vez a responsabilizarse de su propia salud. A nivel global, cuatro de cada diez encuestados ofrecen programas de bienestar. En EEUU, tres cuartas partes de las aseguradoras cuentan con estos programas, mientras que solo la mitad de las aseguradoras europeas proporcionan estos servicios. Se prevé que la oferta de estos servicios/programas crezca –en algunos casos de manera significativa- durante el próximo año, según se desprende del estudio.

COMPARTIR